El Entorno

Las vistas de nuestra localidad y sus montes están sobradamente aseguradas. Existen varias rutas o senderos que los más aventureros podrán disfrutar, ejemplo de ello es el mirador de la Santa que es el punto más alto y cercano de nuestras instalaciones.

 

Siguiendo el sendero, éste nos lleva hasta los molinos de viento, lugar donde hace ya unos años se hacía la harina que utilizaban para hacer pan. Antiguas construcciones de piedra, barro, arena y agua que hoy día nos dejan una bonita estampa de lo que fueron.

 

Es mucho el camino que recorrer, si aún hay fuerzas podemos seguir y terminar el día en lo más alto del recorrido para deleitarnos con las vistas de nuestro andévalo…

 

Y si hay un amigo que nos ayude el camino es todavía aún mas lejos…